START A PETITION 25,136,189 members: the world's largest community for good
START A PETITION
x
 
 
This thread is archived. To reply to it you must re-activate it.
LOS NIÑOS HEROES September 13, 2005 4:26 PM

 

INVASION YANQUI: The Mexican War, 1846–1848

Essay by

Frances Leonard

In July 1846, as two armies were massing south of the Rio Grande, a philosopher and poet in Massachusetts refused to pay his poll tax and spent a night in the Concord jail to protest what he viewed as an unjust war. It was, he said, the work of a few individuals who were using the government as their tool. Because peace-loving citizens respected the law, they gave support to a governmental decision that was turning men into "a file of soldiers—colonel, captain, corporal, privates, powder monkeys, and all— marching in admirable order over hill and dale to the wars, against their will, ay, against their common sense and consciences ...."

Its eloquence notwithstanding, Henry David Thoreau's protest did little to diminish the enthusiasm with which regiments from New Hampshire, North Carolina, Kentucky, or Illinois marched to the Mexican War. But his theme was revived 120 years later, along with a brief interest in that war, as protest mounted against the United States' involvement in Vietnam. The two wars were described as acts of aggression, in which a strong nation attacked the weak, to wrest concessions that apparently could not be gained through negotiation. Although each war was justified by its supporters as being fought to preserve fundamental beliefs—the doctrine of Manifest Destiny, in one case, and the right of a nation to choose its own destiny, in the other—these principles were of dubious merit. Both wars were proclaimed to be immoral misadventures that ultimately divided the nation and tarnished its reputation.

This comparison did not go unanswered. Students of history were quick to point out that Mexico and the United States were essentially equal in the 1840s and that Mexico, indeed, had a much stronger military tradition. At the outset many European observers believed that the upstart Yankees would receive the drubbing they so clearly deserved. Always outnumbered, sometimes five to one, the U.S. forces consisted largely of volunteers led by officers whose only combat experience came from battles with the Indians. Moreover, Mexico had been clamoring for war in its newspapers and in the oratory of its politicians. By adopting a bellicose attitude and refusing to bargain, Mexico was as much at fault as its neighbor to the north.

Thus ran a typical exchange in this brief, impassioned debate of the 1960s. But public attention quickly shifted, and the Mexican War was consigned once more to the Limbo of history, where it has wandered for more than a century in the company of other events that are deemed irrelevant to modern concerns. So the question now is "Why remember?" What meaning can be found in a lithograph of the Battle of Buena Vista or a song written to commemorate those who died in the war? Unless we like quaint illustrations or have a fondness for names and dates from the past, why should we stop to look at photographs of mementos and artifacts from this forgotten war?

One reason, of course, is that Mexico remembers. Each September the nation pays tribute to Los Niños Héroes, the six cadets who gave their lives in defense of Chapultepec Castle and thereby gained immortality as the nation's symbol of patriotism. But Mexicans also harbor dark memories of a humiliating defeat that stripped the nation of almost half its territory. For decades after signing the Treaty of Guadalupe-Hidalgo, Mexico regarded the United States with a burning hatred that it was powerless to express. In his lithograph of General Scott's triumphant entry into Mexico City, the German-born artist Carl Nebel deftly sketches the Mexican attitude in a few citizens who watch the Yanquis in cautious silence, while a beggar snatches up a cobblestone to hurl at the conquerors.

Another reason to remember is the hope that an understanding of the past may shed light upon the character of the modern Southwest with its pride, its prejudices, its diverse cultures that often jostle but do not easily intermingle, its profound mistrust of federal government, and its impatience with the genteel process of negotiation. Although the Southwest has undergone great changes in the past 150 years, the region retains the imprint of those attitudes that separated it from Mexico and joined it to the United States.

BY official record, the Mexican War lasted from 1846 to 1848, but the origins of hostility may be dated to 1836, when the United States supported the Texas revolution; or to 1821, when Mexico gained independence from Spain and came into possession of the Southwest; or to 1819, when the United States conceded with reluctance that the Louisiana Territory did not extend to the Rio Grande, as the French had sometimes claimed.

It was, in short, a war for territory that the United States intended to possess—territory that President James K. Polk preferred to purchase but was willing to fight for. The ultimate provocation to war, in the eyes of Polk and the Congress, was the Mexican ambush of a scouting party in disputed territory on the north side of the Rio Grande.

 [ send green star]

 
 September 13, 2005 4:28 PM

To judge by the documents that survive, the war was welcomed by most people in the United States. Eager for the nation to grow, many citizens suspected that negotiation was a sign of weakness. They perceived war as an appropriate solution to the conflict over territorial rights. When the call went out for volunteers, recruiting officers could have filled many regiments beyond their quota. The cause of expansion, the patriotism of the volunteers, and the winning ways of commanders were heralded in story and song. Not everyone supported the war, but the majority seemed convinced that their cause was just. "American blood," they said, "has been spilled on American soil." Such iniquity demanded a military response.

Mexican leaders did not believe, however, that the ambush was iniquitous or even aggressive. By right, the land was theirs (a point that was tacitly conceded in the United States' offer of purchase), and it had been invaded by a hostile army upon orders of the U.S. President. Moreover, the United States had annexed Texas and was clearly planning to take California as well. In fact, an impulsive Yanqui, Commodore Thomas Ap Catesby Jones, had invaded the California port of Monterey in 1842 and forced the Mexican governor to surrender, before learning that the two nations were not yet at war.

Impoverished by incessant revolutions, Mexico could ill-afford to equip and maintain an army; yet political instability left the country with no choice. For more than a decade, each president had followed the same route to office, proclaiming that a Yanqui invasion was imminent and denouncing the man in office for failing to take action. Having come to power by this same argument, President Mariano Paredes y Arillaga found himself confronted by an invading army, and he could not escape acting upon his word. On April 23,1846, he formally declared a defensive war against the United States.

If ambition and the tactics of politicians propelled Mexico into war, a comparable level of ambition and fiercely partisan politics muddled the United States' conduct of that war. President Polk fervently hoped that he could assign a Democrat as field commander in Mexico, but the qualified generals were not only members of (he Whig party but also potential nominees for the presidency. Thus, every decision that he made was viewed as a political ploy to advance or discredit his opponents. When he tried to circumvent the generals and their politics by negotiating an end to the war, Polk succeeded in handing back to Mexico its exiled leader, Antonio Lopez de Santa Anna, who prolonged the conflict by another year.

There is no clearer illustration of Mexico's capacity to baffle and frustrate the expectations of the United States than the career of Santa Anna. Five times elevated to the presidency and five times ousted for his apparent betrayal of the national good, he veered unpredictably from the crafty to the maladroit in his exercise of leadership. Although he came close to defeating General Zachary Taylor's forces at Buena Vista, he withdrew from the field under cover of night. When he turned to confront General Winfield Scott's troops, who had made the United States' first amphibious landing at Veracruz, he was so confident of his battle plan that he brushed aside all reports that conflicted with his schemes. As he fell back from Cerro Gordo to Contreras to Churubusco and finally to Chapultepec, he remained confident that he would somehow emerge victorious.

This conviction cost thousands of lives. Five thousand U.S. soldiers—one in every five—died during the seventeen months of armed conflict, chiefly from infection and disease. The toll of Mexican losses was far higher: 25,000 men died, and countless more were wounded and maimed in the savage battles. III-clothed, seldom paid, often unfed, poorly trained, badly equipped, and not always well-commanded, the Mexican soldiers put up a valiant but hopeless fight. In the end they fought for the honor of dying for their country.

FROM this war that is so seldom remembered, the United States emerged with its prize: one-half million square miles of new territory containing riches untold. It emerged also with a classic essay on the moral responsibility of citizens, Thoreau's Civil Disobedience, and a well-trained corps of officers who would put their combat skills to devastating use against each other in the Civil War. Robert E. Lee, Ulysses S. Grant, "Stonewall" Jackson, and William T. Sherman, among others, gained their first combat experience in Mexico.

But the victory also confirmed and strengthened the force of unfortunate Yanqui attitudes that the Mexicans had found so very threatening: a fierce intolerance of Catholicism; a conviction that the Mexicans, like the Indians and Negroes, were an inferior race; a belief that people who did not speak English were ignorant; and an open scorn for different attitudes toward the uses to be made of time and the land. These very attitudes had provoked armed rebellion in New Mexico and California after both states had surrendered almost without resistance, and they led also to the formation of the San Patricios, a battalion consisting primarily of Irish Catholic soldiers who deserted to fight for Mexico in the war.

 [ send green star]

 
 September 13, 2005 4:29 PM

After the war, these same attitudes were directed against Mexicans who had lived in the Southwest for generations. Many had their ancestral lands taken by force or through lengthy court battles; others could not endure the open contempt of their customs and traditions or the public sanctions that restricted their freedom. Homeless in their homeland, they went to Mexico or to states like Louisiana, where cultural diversity was accepted. Some Mexicans remained in the Southwest, however, becoming citizens of the United States or its territories; and they were joined by others who migrated northward in the wake of revolution, famine, or other catastrophes that beset Mexico in successive decades.

TODAY the Southwest stands in ironic reversal of its situation in 1845. Now it is part of the United States, and the people who stand at its boundaries, poised to enter either legally or illegally, are Mexicans, once the possessors of the land. As they increase in numbers, they are reasserting the language, the religion, and the customs that once defined the culture of the Southwest. This time it is they who challenge the Yanquis: for economic opportunity, for individual rights and liberties, and for tolerance of their cultural differences. They are, in short, challenging the people of the Southwest to share the destiny that was promised by the land.

*The information here DOESN´T COME FROM A MEXICAN SOURCE

 [ send green star]

 
Castillo de Chapultepec September 13, 2005 4:31 PM

Climb up the hill to "Chapultepec Castle," once the home of Maximillian, the French Emperor of Mexico, and now the Museo Nacional de Historia, which chronicles the history of Mexico from the Spanish takeover through the 20th century. In front of the Castillo is a monument to the Los Niños Heroes. In 1847 the castle was a military academy, and six cadets died defending the castle against the Americans.

 [ send green star]

 
MOVIE September 13, 2005 4:33 PM

El cementerio de las águilas

Title Translation: The Cemetery of the Eagles
Director: Luis Lezama
Producer: Aztla Films, Jesús M. Centeno
Photographer: Ezequiel Carrasco
Story: Íñigo de Martino and Alfredo Noriego; adapted by Rafael M. Saavedra. Military assistant: Lt. Col. Pedro Mercado C.
Music and Songs: "Una palabra, una oración"; Alfonso Esparza Oteo; Orchestration: Fausto Pinelo
Actors: Jorge Negrete (Miguel de la Peña), Margarita Mora (Mercedes), Celia D'Alarcón (Ana María), José Macip (Agustín Melgar), Adela Jaloma (Elvira)
Length: 94 minutes; B&W
Reviews: García Riera (t. 2, p. 76-77), NYT 9/2/39; Richard #2200
Summary: Dedicated to the Niños Heroes of Chapultepec who jumped to their deaths rather than surrender to the Americans in 1847, as every Mexican school child knows. Negrete plays the role of a cadet who survives the taking of Chapultepec.

 [ send green star]
 
Los Niños Heroes (Español) September 13, 2005 4:37 PM

ANIVERSARIO DEL SACRIFICIO DE LOS NIÑOS HÉROES DE CHAPULTEPÉC

Niños Héroes
septiembre 13 de 1847

En esta fecha México recuerda la muerte de los Niños Héroes de Chapultepec: Juan de la Barrera, Juan Escutia, Agustín Melgar, Fernando Montes de Oca, Francisco Márquez y Vicente Suárez.

          Eran tiempos difíciles para México; después del exilio de
Antonio López de Santa Anna, la presidencia fue ocupada interinamente por José Joaquín Herrera, y posteriormente por Mariano Paredes Arrillaga, en enero de 1846. A finales de ese año, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la anexión de Texas, entidad federativa que previamente se había separado de México.

          El 11 de mayo de 1846, Estados Unidos declaró oficialmente la guerra a México. Batallones norteamericanos desembarcaron en varios puntos del país; la resistencia de nuestros soldados fue mermada conforme sus tropas avanzaban hacia la capital de México.

          En agosto de 1847, después de las batallas libradas en Padierna y Churubusco, en la Ciudad de México prevalecía la confusión y el desorden. Por otro lado, el ejército norteamericano había sufrido pérdidas considerables. Fue entonces que se planteó un armisticio que facilitara las negociaciones de paz, donde se estipulaban varios puntos, entre ellos el cese de hostilidades.

          El 6 de septiembre, los norteamericanos acusaron a los mexicanos de haber violado el armisticio; a su vez, los defensores mexicanos también lanzaron la misma acusación. Fue así que reiniciaron las acciones de guerra. El día 8 los invasores abrieron fuego sobre el Molino del Rey. Después de ser rechazados por las fuerzas mexicanas, los agresores se apoderaron del Molino, aunque para lograrlo perdieron a muchos de sus hombres.

          Del 8 al 11 de septiembre, el invasor se mantuvo en aparente calma, aunque era evidente que se preparaba para un nuevo y más fuerte ataque. Los mexicanos sabían que para defender la capital requerían contar con más tropa y suficiente artillería, elementos de los que no disponían. El ejército norteamericano, sabía que al apoderarse del Castillo de Chapultepec cundiría el temor y el desconsuelo entre los habitantes de la ciudad que aún permanecían en ella, pues la considerarían perdida.

En las primeras horas del 12 de septiembre, la batería enemiga inició el fuego, que en segundos dio en el blanco en el Castillo. La artillería mexicana respondió al ataque. El combate se prolongó por varias horas. Al día siguiente, el ejército norteamericano volvió a atacar Chapultepec, con tal intensidad que en pocas horas se apoderó del Castillo. Fue durante esta batalla cuando los alumnos del colegio militar realizaron su heroica defensa de la patria frente a las tropas invasoras.

 [ send green star]

 
 September 13, 2005 4:38 PM

JUAN DE LA BARRERA

(1828 - 1847

Nació el 26 de junio de 1828 en la ciudad de México. Era hijo del general de división, artillero, don Faustino de la Barrera, fundador de la fábrica de pólvora de Santa Fe, y de la señora doña Dolores Valenzuela, hija del oidor del virrey. Tuvo 23 hermanos, entre ellos Francisco, que después de alcanzar el grado de coronel en el ejército, siguió la carrera eclesiástica; y el general Faustino de la Barrera. Contaba apenas doce años de edad, cuando en 1842 fue admitido en el Colegio Militar gracias a la posición de su padre, aunque no tenía la edad requerida.

Hizo con verdadero empeño su carrera, con muy buenas calificaciones en sus estudios, que le gustaban mucho. Pronto, por su conducta en la asonada conocida como el Plan de Regeneración Política, obtuvo el grado de subteniente de artillería, y al salir del Colegio fue destinado al Batallón de Zapadores, ya que sus preferencias eran hacia la construcción militar y la ingeniería. Pero no estuvo satisfecho con tal situación, ya que deseaba seguir estudiando, para "ser un oficial verdaderamente científico", por lo que hizo una solicitud para que se le permitiera estudiar por su cuenta, dejando el servicio.

En su petición decía lo siguiente: "...desde que abracé la carrera gloriosa de las armas, me propuse seguirla en la clase facultativa; por esta razón... V.E. tuvo la bondad de conferírmelo para el cuerpo en que me hallo, en el cual creí poder conseguir mi objeto... ya estoy desengañado de que no he de poder sacar todo el aprovechamiento que necesito para realizar mis miras, en razón de que hace largo tiempo que lo recargado del servicio de las armas, como que solo algunas horas cada dos días dejo de estar de guardia, me impide tener toda la dedicación necesaria al estudio, debiendo manifestar, igualmente, que por la misma caausa se han suspendido las lecciones de matemáticas que diariamente me daba una maestra particular". Y enseguida insertaba sus peticiones:

"...deseando por lo mismo hacer mi carrera en la Plana Mayor General, he decidido impetrar de la magnanimidad de V.E., la gracia de que se digne concederme licencia por el tiempo necesario para que, dedicándome exclusivamente al estudio, sin las distracciones del servicio activo del Cuerpo, pueda lograr por este medio ser un oficial facultativo..." No consiguió lo que quería; pero en cambio, al saberse de la amenaza norteamericana a la capital de la República, se le concedió regresar al Colegio Militar y ayudar en la construcción de sus fortificaciones de defensa.

Con el grado de teniente de zapadores, De la Barrera se dedicó a forzar los alrededores del bosque, para lo cual constryó un hornabeque y dos medios baluartes, trabados por una cortina, casi frente a la entrada del bosque, por la parte sur, junto a la actual glorieta de entrada, en donde empezaba el camino que iba a la Condesa y se unían las calzadas de Tacubaya y Chapultepéc. Al acercarse el enemigo, fue encargado de la defensa de ese punto, quedándose con algunos soldados, con las baterías que el general Monterde, director del Colegio Militar, colocara, dejándolas al cuidado del joven teniente, de 19 años de edad.

El general norteamericano Quitman ocupaba la Condesa, frente a las ligeras fortificaciones que había construido De la Barrera, y sobre ellas cargó el
13 de septiembre de 1847, con una andanada de proyectiles. Juan de la Barrera defendió el punto a su cargo hasta que las balas enemigas segaron su vida; quedó muerto en la primera fortificación militar que había construido y cuya defensa le encargaran, en una guerra tan seria y tan injusta como fue la invasión americana.

 [ send green star]

 
 September 13, 2005 4:40 PM

JUAN ESCUTIA

(1827 - 1847)

Nació el 22 de febrero de 1827, en Tepic, Nayarit, ignorándose quienes fueron sus padres, pues en el Colegio Militar no existía expediente suyo, ya que era sólo alumno irregular, presentándose algunos días antes de su muerte en Chapultepéc, siendo admitido como agregado a la Escuela Militar, mientras podía tramitar su debido ingreso.

Estando Juan Francisco Escutia haciendo guardia en el edificio del Colegio Militar, la mañana del
13 de septiembre de 1847, al ver que irrumpían a él los invasores norteamericanos, por las rampas de acceso hacia el Castillo, les presentó resistencia, disparando sobre ellos su rifle. Como los invasores siguieran avanzando, se replegó y vio una bandera mexicana, perteneciente a alguno de los varios cuerpos de la Guardia Nacional que defendían el Castillo, y para evitar que la insigna patria cayera en manos del enemigo, se envolvió en ella y saltó a las rocas.

Su cuerpo rodó pendiente abajo, envuelto en la bandera que había salvado de que cayera en manos del enemigo, muriendo antes que dejarla al alcance del invasor. Tenía 20 años de edad, y era un joven robusto y animado. Su cuerpo fue encontrado, despeñado y todavía envuelto en la bandera. En 1952, como los restos de sus compañeros niños de heroicidad, los suyos fueron objeto del homenaje encendido de todo el pueblo mexicano, en imponente ceremonia que se efectuó en el Palacio Nacional y en la plaza principal de la ciudad de México.

Las urnas de cristal y de plata, en las que fueron puestos los restos de los Niños Héroes, sobre armones de artillería y cubiertas con la bandera nacional, fueron llevadas por las calles de la México, entre escoltas militares vestidas de gala y a los marciales acordes de las bandas de música, hasta su destino final, en el Monumento a los Niños Héroes, que se levanta en el majestuoso Bosque de Chapultepéc, frente al Castillo.

 [ send green star]
 
 September 13, 2005 4:41 PM

AGUSTÍN MELGAR

(1829 - 1847)

Nació el 28 de agosto de 1829 en la ciudad de Chihuahua, siendo sus padres el coronel Esteban Melgar y la señora María de la Luz Sevilla. Al cumplir los dos años de edad, murió su padre; la viuda quedó en la penuria. Terminó la instrucción primaria y perdió a su madre, quedando solo en el mundo, por lo que marchó a la ciudad de México, ya con la idea de ingresar al Colegio Militar. El 4 de noviembre de 1846 se presentó en Chapultepéc y solicitó su ingreso en el Colegio Militar allí instalado, llevaba una carta de solicitud, que en parte decía:

"Excmo. señor: El ciudadano Agustín Melgar, ante S.E. respetuosamente comparezco y digo: que deseoso de pertenecer a la gloriosa carrera de las armas, a que mi padre sirvió y murió de inspector en Chihuahua, y tal vez útil a mi patria, impetro la gracia de V.E. a fin de que se digne admitirme en el Colegio Militar, para cuyo efecto acompaño los documentos de estilo, exceptuando la fe de bautismo, por hallarse en Chihuahua, pero protesto hacerlo tan luego como llegue..." Fue recibido, al día siguiente, el 7 de noviembre; pasó por cajas, para recibir du equipo de cadete, el cual vistió con orgullo.

En el mes de febrero de 1847, durante la rebelión de los "polkos", Agustín Melgar era recluta, pero como faltara a la revista del comisario, el 4 de mayo, fue dado de baja. Sin embargo, el 19 de agosto fue readmitido al colegio, después de que diariamente se presentaba a pedir su reingreso, ofreciendo sus servicios ante la invasión norteamericana. Se le recibió en calidad de "agregado", y así concurrió a la defensa del Castillo, pues carecía de familia con la cual vivir, cuando se les envió a sus casas a los cadetes, deseando además ayudar a su defensa.

El
13 de septiembre, cuando el ataque al Castillo por los norteamericanos, Melgar se portó con gran valentía, rechazando casi él solo al enemigo, en el puesto que defendía, por lo que recibió numerosas heridas: dos balazos, uno en la pierna derecha y otro en un brazo, más una herida de bayoneta en el costado derecho, cuando luchó cuerpo a cuerpo con el enemigo. En 1924 fue rehabilitado como cadete efectivo del colegio, in memoriam, en premio a su heróica hazaña, quedando agregado en su expediente el siguiente relato, que la describe:

"Alumno Agustín Melgar: muerto a consecuencia de las heridas de bala y bayoneta recibidas por defender a la patria, el 13 de septiembre de 1847. Habiendo quedado solo, intentó detener al enemigo que bajaba por la escalera del lado norte del Mirador. Mató de un balazo a uno de los asaltantes en dicha carrera. Siendo perseguido, se parapetó detrás de unos colchones, en el interior de una de las piezas, donde continuó haciendo fuego, hasta que no pudo resistir más por las heridas recibidas. Fue recogido y se le recostó sobre una mesa en la pieza cuya puerta es la primera que se encuentra, subiendo por la escalera... Quedó abandonado y en la mañana del 15 se le encontró muerto y caido en el suelo..."

Sus restos fueron objeto del homenaje que la patria les hizo a los Niños Héroes en el año de 1952, ante la admiración y cariño de todo el país.

 [ send green star]

 
 September 13, 2005 4:42 PM

FERNANDO MONTES DE OCA

(1829 - 1847)

Nació el 29 de mayo de 1829 en Atzcapotzalco, siendo hijo de don José María Montes de Oca y de doña Josefa Rodríguez de Montes de Oca. En 1847, al ver invadida su patria por los norteamericanos, sintió deseos de aprender a defenderla, por lo que solicitó su ingreso al Colegio Militar, en el mes de enero de ese año. Ingresó el 24 de ese mes, causando alta en la Primera Compañía de Cadetes, en la que empezó su aprendizaje en la carrera militar, que duró tan poco.

Su solicitud de ingreso fue concebida en los siguientes términos: "Señor director: Fernando Montes de Oca, hijo de D. José María Montes de Oca, difunto, y de doña Josefa Rodríguez, ante V.S., con el debido respeto, hace presente que, deseando servir en la gloriosa carrera de las armas y teniendo la suficiente edad para comprenderla, así como los conocimientos necesarios de primeras letras, viendo al mismo tiempo lo invadida que está nuestra República y queriendo serle útil en la actual guerra con los Estados Unidos del Norte; juntando con esta los certificados y escritos que se me piden, a V.S. suplica encarecidamente se sirva admitirlo en la clase de alumno en el Colegio Militar, que dignamente manda..."

Montes de Oca fue uno de los alumnos del Colegio Militar que, el
13 de septiembre de 1847, a la vista de los norteamericanos que amagaban a la ciudad de México, no hizo caso a las recomendaciones que les hiciera el director, general Monterde, para que se refugiaran en sus casas, dejando el colegio a los soldados defensores; sino se quedó dentro del Castillo, y cuando se enteró que lo atacaban los invasores, se armó y se dispuso a presentar batalla. En su expediente se narra su muerte como sigue:

"...Muerto por la patria... al saltar una ventana que daba al rancho de Anzures, para incorporarse al resto de los alumnos, que defendían la entrada del Bosque, desde el Jardín Botánico. Fue cazado por los norteamericanos, que ya se habían adueñado de la azotea. Su cadáver quedó abandonado por tres días..." Su madre obtuvo, después, ocho centavos diarios de pensión. Y como a los demás Niños Héroes, a Montes de Oca le fueron rendidos los honores de la patria, en el año de 1952, con las imponentes ceremonias con que sus restos fueron rescatados y depositados en urnas de cristal y de plata, en el Monumento de Chapultepéc.

Naturalmente que en las batallas contra el invasor americano, se produjeron muchos actos de heroismo, entre los soldados y los civiles mexicanos, pero a los Niños Héroes se les ha distinguido en la veneración patria, porque ofrendaron sus vidas cuando apenas empezaban a vivir.

 [ send green star]

 
 September 13, 2005 4:44 PM

FRANCISCO MÁRQUEZ

(1834 - 1847)

Nació en 1834 en la ciudad de Guadalajara, Jalisco. Quedó huérfano de padre, y su madre se unió en segundas nupcias con el capitán de caballería don Francisco Ortíz, de quien el niño acarició el amor a las armas. El 4 de enero de 1847, cuando contaba con 13 años de edad, ingresó al Colegio Militar, cuando ya el general Zacarías Taylor, jefe de las tropas invasoras invasoras norteamericanas, se encontraba en Saltillo, y el general Winfield Scott preparaba la invasión de México, por el Puerto de Veracruz.

Su madre se presentó a las autoridades militares del colegio, con el siguiente escrito: "Digo yo, Micaela Paniagua de Ortíz, que por ésta me obligo a sostener con todo aseo posible y decencia regular, en el Colegio Militar, a mi hijo Francisco Márquez, que ingresa a dicho establecimiento con el objeto de instruirse en los ramos que allí se enseñan; y para que conste, doy la presente obligación en México, a 14 de enero de 1847".

Era Francisco Márquez el más joven de los seis Niños Héroes, que meses después habrían de morir por la patria, y su edad consta en el escrito que acompañó al de su madre, como solicitud de ingreso al colegio, y que dice así: "Exmo. señor: El c. Francisco Márquez, de 13 años de edad, entrados a 14, ante la justificación de S.E., con el respeto debido pasa a manifestar que, deseoso de emprender la carrera de las ciencias, a la que ha tenido una positiva afición, sus padres han movido cuantos resortes han estado a su alcance para darle este cultivo; mas dos circunstancias lo han impedido: la primera ha sido que el capitán del 9º Regimiento de Caballería. D. Francisco Ortíz, padrastro del que representa, se halla continuamente expedicionando hasta hoy en el Ejército del Norte, y la madre existe en esta capital, con muy escasos recursos para vivir; la segunda caausa es la carencia de otros arbitrios, pues no contando con más haberes que la paga del expresado caapitán y ésta repartida, no puede absolutamente alcanzar para la educación que desea el exponente..."

El colegio lo recibió, atendiendo sobre todo a que era hijastro de un capitán del ejército, que se encontraba luchando contra los norteamericanos en Coahuila, y lo destinó a la Primera Compañía de Cadetes, donde empezó su instrucción de soldado. Poco debe haber aprendido en los ocho meses que duró su instrucción de las armas, cuando llegó el mes de septiembre, y tuvo que defender su colegio contra los invasores extranjeros. Los norteamericanos cañonearon al Castillo de Chapultepéc y las defensas aledañas, los días 12 y
13 de septiembre de 1847, tomando este último día la fortaleza y el Colegio Militar que en ese lugar funcionaba.

Subieron los invasores por las rampas hasta el cerro de Chapultepéc, donde se levanta el Castillo, luchando cuerpo a cuerpo con sus defensores; se sorprendieron al mirar que muchos de ellos eran niños que vestían el uniforme de los cadetes, y que hacían frente contra ellos, disparando sus armas. Francisco Márquez, el menor de los seis héroes que murieron ese día, entre los alumnos mayores y los soldados destacados para la defensa del Castillo, perdió también la vida luchando, sin amedrentarse ante el enemigo de su patria.

El mayor Montenegro, encargado de rendir el parte correspondiente, puso en su expediente las fases finales de su sacrificio, en éstos términos: "En la falda del cerro que mira al Este, se encontró su cadáver, cerca del de
Juan Escutia, ambos acribillados a balazos".

 [ send green star]

 
 September 13, 2005 4:45 PM

VICENTE SUÁREZ

(1833 - 1847)

Nació el 3 de abril de 1833, en la ciudad de Puebla, siendo hijo del primer ayudante de caballería, Miguel Suárez, y de la señora María de la Luz Ortega de Suárez. Sin embargo, en su acta de bautizo se dice ser hijo legítimo de José Ignacio Suárez y de María Tomasa Vázquez. En 1845, cuando contaba con 13 años de edaad, ingresó al Colegio Militar, seguramente mintiendo en cuanto a su edad, pues sólo eran recibidos muchachos entre los 14 y 18 años. En su solicitud de ingreso, de fecha 21 de octubre, dice haber estudiado ya gramática y cuentas.

También pudo ingresar a esa edad , porque los hijos de los militares eran aceptados desde los 12 años, aunque contra el reglamento del colegio. Vicente era de familia humilde, y en su breve vida cargó a cuestas una gran pobreza. Estando ya en el colegio, a una solicitud de ayuda, que hizo en 1846, se le contesta que si hay dos alumnos a los que se les proporcionan zapatos, "es porque uno de ellos es indigente de solemnidad y el otro descendiente de don
José María Morelos y Pavón. En febrero de 1847, un escrito señala a seis jóvenes que pedían seis pesos mensuales para poder subsistir, y entre ellos está Vicente Suárez, quien en septiembre de ese año, asciende al pináculo de la gloria por haber sido de los cadetes que ofrendaron la vida en defensa de la patria, y a quienes la historia conoce como los "Niños Héroes". Su mención honoríficaa dice de su muerte, acaecida el 13 de septiembre de 1847, que se encontraba apostado como centinela en el vigía, del mirador del Castillo, cuando empezó el asedio de los norteamericanos contra Chapultepéc.

Los invasores subieron por el cerro, y entonces el cadete "marcó el alto a los asaltantes que continuaron avanzando. Mató de un balazo a uno de ellos, con la balloneta hirió a otro en el estómago y fue muerto en su puesto, luchando al arma blanca. Murió por su bravura, pues su juventud hizo a los asaltantes vacilar en su ataque, hasta que fueron atacados por él". Tenía entonces 14 años, sin grado alguno todavía. La patria lo ha glorificado, juntamente con sus compañeros de sacrificio, y tan grande fue la hazaña de todos ellos, que colocaron a México entre los pocos países del mundo que cuentan con héroes niños, muertos por defender a la patria de invasiones extranjeras.

Los restos de los niños héroes fueron rescatados de Chapultepéc, en 1952, y mediante una identificación pericial, se les colocó en urnas de plata sobredorada y de cristal, que fueron depositadas en el Altar de la Patria, que en su honor se erigiera en el Salón de Banderas del Cuerpo de Defensores de la República, del Palacio Nacional. Recibieron los honores del presidente de la República, su gabinete y los poderes de la Unión parta ser llevados en andas de cedro al túmulo que se levantó exprofeso en el Zócalo o Plaza de la Constitución, donde todo el pueblo de México pudo venerarlas. Veintiún cañonazos fueron disparados en su honor.

Información gracias a

aime@latinmail.com

 [ send green star]
 
 September 13, 2005 4:50 PM

Chapultepec Castle

Agustín Melgar

Juan de la Barrera

Vicente Suárez

Fernando Montes de Oca

Francisco Márquez

Juan Escutia

Monument to the Niños Héroes, Chapultepec Park, Mexico City.

 [ send green star]
 
 September 13, 2005 4:54 PM

More info (click in the names, info en Español)

Cadet Agustín Melgar, age 18

Engineer Lt. Juan de la Barrera, age 19

Cadet Vicente Suárez, age 14

Cadet Fernando Montes de Oca, age 18

Cadet Francisco Márquez, age 14

Cadet Juan Francisco Escutia, age 20

 [ send green star]

 
Tere... September 13, 2005 10:40 PM

que estoy lejos de la patria... que me acabas de reventar toda la mmmm... sin traducción, lo siento... pero cuando vi el encabezado, lo  primero que vino a mi mente fue:

JUAAAN DE LA BARRRERAAAAA.... preseeenteeee.

AGUSTIN MELGAR... preseeeenteeee

JUAN ESCUTIA... preseeenteee

FRANCISCO MARQUEZ... pressenteeee

y no sigo porque se me llenan los ojitos de agüita

FELIZ DIA DE LOS NIÑOS HEROES.

 [ send green star]
 
 September 14, 2005 11:13 AM


Raquel has received 97 new, 159 total stars from Care2 membersRaquel has been awarded 136 butterflies for taking action at Care2 Raquel V.

Amigaaaaaaaa, no me chille! que aquí estamos cerca, y vamos a celebrar aquí MESMO

HUGS

 [ send green star]
 
  New Topic              Back To Topics Read Code of Conduct

 

This group:
Mexico
745 Members

View All Topics
New Topic

Track Topic
Mail Preferences